Una de las fuentes más importantes para los estudios genealógicos son las partidas sacramentales de bautismo, matrimonio y defunción. ¿Desde cuándo existen estos documentos? Tenemos que remontarnos al siglo XVI, en concreto al año 1545. Ese año comenzó la celebración...